Recomendaciones en el cuidado de la piel del paciente oncológico

RRSS-DiaMundial-cancermama

Sea cual sea el tratamiento a seguir en cada caso, el  bienestar  y la calidad de vida del paciente son claves. Tanto si se plantea una cirugía, como quimioterapia, radioterapia o terapias hormonales, los  efectos secundarios a estos tratamientos  pueden llegar a ser numerosos y muy limitantes.  Algunos afectarán la integridad y calidad de la piel y mucosas, el pelo y cuero cabelludo,  y también a las uñas del paciente.

Desde Laboratorios Ozoaqua queremos hacer especial hincapié en que es tan importante el cuidado previo de la piel y mucosas antes de comenzar el tratamiento sea cual sea, a el cuidado durante el tratamiento, como una vez terminado éste.

Cuando el paciente está sometido a un tratamiento oncológico todas las funciones de la epidermis se ralentizan. Las células de crecimiento rápido de la epidermis y dermis se ven afectadas,  los efectos citotóxicos de la radioterapia y de la quimioterapia alteran el funcionamiento de las glándulas sudoríparas y sebáceas, lo cual altera el manto hidrolipídico y la barrera cutánea. La mucosa nasal, labial, bucal y vaginal se ven muy comprometidas y necesitan cuidados específicos en muchas ocasiones. La microbiota vaginal se ve alterada por lo que también será conveniente extremar las precauciones a este nivel. El cabello y cuero cabelludo también padecen los efectos secundarios de estos tratamientos la mayoría de las veces. El sistema inmunológico se encuentra deprimido por lo que son muy frecuentes sobreinfecciones, afecciones por hongos, como cándidas, y por virus, como herpes cutáneos.

Durante estos periodos buscaremos productos muy específicos para la higiene y cuidado de la piel, que reparen la barrera cutánea desde el primer momento, con efecto altamente hidratante y emoliente,  que calmen y disminuyan el eritema característico. Formulaciones sin alcohol, sin siliconas ni aceites minerales, sin colorantes, sin parabenos, sin alérgenos, testados dermatológicamente y aptos para pieles sensibles. Buscaremos fotoprotectores, tan importantes sobre todo en estos momentos, que contengan filtros físicos, 100% minerales para minimizar los problemas de alergias e intolerancias cutáneas, los cuales utilizaremos en piel, mucosa labial y cuero cabelludo en caso de pérdida del cabello.

El aceite ozonizado de OZOAQUA va a ser un producto de elección en el caso de aparición de rojez y eritema, prurito y molestia. Su efecto antiinflamatorio calmará la piel y disminuirá la inflamación, el efecto antioxidante inhibe los radicales libres y estimula el sistema inmunitario cutáneo. Su fórmula totalmente libre de conservantes y de perfume hace que sea el producto idóneo para favorecer la cicatrización tras una cirugía, ya que su efecto cicatrizante recupera la piel, la regenera, oxigena y evita la hiperpigmentación posterior de zona. A su vez el efecto higienizante del aceite ozonizado ayuda a que la piel, cuyo sistema inmunitario se encuentra disminuido y la flora cutánea característica alterada, no se sobreinfecte por bacterias, virus ni hongos.

Para la higiene facial y corporal recomendamos el jabón en pastilla OZOAQUA y jabón líquido OZOAQUA, los cuales favorecen desde el momento de limpieza un efecto hidratante, antioxidante, calmante e higienizante en gran medida. Para aportar la emoliencia necesaria para estas pieles al rostro utilizaremos la crema facial OZOAQUA que ejercerá un efecto altamente hidratante evitando los síntomas de sequedad y tirantez, y disminuirá la posible rojez, calmando la piel desde el primer momento.

Para el cuidado del resto del cuerpo disponemos de la crema corporal de OZOAQUA que otorga un efecto emoliente, calmante y reparador desde el primer instante. Disminuyendo cualquier síntoma de xerosis, irritación, eritema o descamación. No debemos olvidar aplicarla en la zona de los pies con un ligero masaje ya que favorecerá la hidratación y regeneración de la zona, evitando alteraciones posteriores. Para el cuidado de manos y uñas disponemos de la crema de manos OZOAQUA que hidrata de manera intensa, reparándolas y regenerándolas de forma inmediata y previniendo de infecciones en zonas en las que la barrera cutánea haya perdido su continuidad.

Debemos recordar que 4 horas antes comenzar la sesión de radioterapia no debemos aplicar ninguna formulación en la zona que vaya a ser irradiada.

Igualmente debemos extremar las precauciones en el cuidado del cabello y del cuero cabelludo. Buscaremos formulaciones libres de lauril sulfatos como es el champú de OZOAQUA, cuya composición con un elevado porcentaje de aceites ozonizados, hace que el cuero cabelludo se encuentre perfectamente hidratado y oxigenado, calmando posibles rojeces y dermatitis de la zona, y evitando cualquier tipo de reacción alérgica.

No debemos olvidar la zona de la mucosa labial, la cual se encuentra expuesta a factores agresivos externos como el viento, el sol y el frio, y en la cual debido a los efectos secundarios del tratamiento oncológico, es muy típica la aparición de herpes labial y boqueras. La aplicación del aceite de ozono de OZOAQUA, así como del bálsamo labial OZOAQUA específico para esta zona repara la mucosa labial, aporta la nutrición necesaria, repara y cicatriza posibles grietas, mejora el sistema inmunitario, evita la sobreinfección por cándidas en la comisura de los labios y previene la aparición de herpes.

Para el cuidado e higiene bucal disponemos de la pasta dental OZOAQUA, cuyos aceites ozonizados ejercen un efecto hidratante y antiinflamatorio en encías y mucosa bucal, previniendo posibles mucositis, y disminuyendo la inflamación y sangrado de las encías. Previene la formación de placa bacteriana, sarro y caries.

Como ya hemos dicho es muy importante extremar las precauciones en el cuidado de este tipo de pieles antes y durante el tratamiento oncológico, pero lo es igualmente hacerlo posteriormente ya que los efectos secundarios perduran el en tiempo, e incluso muchas veces aparecen años después de haber finalizado el tratamiento correspondiente, incluso 10 años después en el caso de la radioterapia pueden aparecer casos de atrofia cutánea, fibrosis, ulceración y retracción de la piel entre otros.

De esta forma el uso de productos formulados con aceites ozonizados, como los desarrollados por el laboratorio OZOAQUA, cuidan la piel de este tipo de pacientes desde un primer momento y posteriormente al alta, sin ningún tipo de contraindicación ni efectos secundarios, como si ocurre con muchos de los tratamientos tópicos utilizados hasta ahora como pueden ser los corticoides. Totalmente compatibles como coadyuvantes junto con otros tratamientos,  favorecen las restauración de la barrea cutánea, recuperando el estado fisiológico natural de la piel y por tanto la calidad de vida del paciente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies